El transporte terrestre está presente en muchos aspectos de nuestra vida. En el sector, hay una gran variedad de distintos tipos de vehículos, dependiendo del tipo de mercancía que necesites transportar, de las dimensiones o tamaño de los productos.

El transporte terrestre se puede dividir de la siguiente manera:

Rígidos

Son vehículos en los que la cabina del conductor y remolque donde se transporta la mercancía son parte de la misma estructura. Generalmente, se utiliza para realizar servicios de fletes y paquetería.

Articulado

Este tipo de transporte están compuestos de dos partes rígidas que se unen a través de una articulación.

Tráiler


Es un vehículo articulado, cuenta con una cabina y semirremolque donde se coloca toda la mercancía.

Tren de carretera
Es el sistema donde se une un camión con uno o más semirremolques, con lo cual se consigue el traslado de mayor cantidad de mercancía. Sin embargo, puede presentar dificultades para transitar por algunas carreteras.